Advertencia para el lector

«Rechazado o aceptado, perseguido o premiado, el escritor que merezca este nombre seguirá arrojándoles a los hombres el espectáculo no siempre grato de sus miserias y tormentos.»
Mario Vargas Llosa, La literatura es fuego.

2017/08/09

Contra todo y contra todos: somos F.B.C. Melgar, somos Arequipa.


–Somos once contra once.
–Sigue hablando, idiota…

A ver, lo de Deportivo Municipal no es nuevo: es reincidencia. El año pasado, Lavandeira se agarraba los testículos mirando a la tribuna. Él no fue el único que provocó. Vienen predispuestos a causar problemas. Ahora Ameli se desubica, provoca a Reynoso. Tratan de calmarlo y nada. Viene Rabanal, a toda velocidad, con el codo por lo alto para atacar a Ortega y éste, ante la agresión, responde. ¿Eso no haría cualquiera?
Pregunto: ¿les parece que da para 12 meses de sanción a Ortega y que a Rabanal sólo lo suspendan 3 fechas?
Esto es un circo. El dueño –los dueños, esos mismos que juran que Perú puede ir al Mundial ganando en mesa– del circo ya sacó de carrera a Garcilaso para que campeone Alianza Mesa y ahora, con semejante decisión, está sacando a Ortega del cargo. Están dejando a Reynoso sin mano derecha para que se vaya. Así es la nuez. Mejor que armen un cuadrangular en la capital con puro equipo limeño. Sería más honesto… como al comienzo, cuando sólo jugaban entre ellos.
Repudio a la gente del Deportivo Municipal (“serranos de mierda”, nos dicen desde la cancha) y a la Comisión de Justicia que, una vez más, nos recuerdan cómo son los equipos limeños. Y luego tienen la concha de hablar de insultos racistas.



2017/07/20

CUESTA VS. HERRERA: LA (PEQUEÑA) GRAN DIFERENCIA

Cuesta y Herrera: muchos soñamos con verlos jugar juntos. No se pudo.

Para empezar: siempre defendí a Emanuel Herrera de los criticones (los “tecleros”, que son legión, y también los que lo insultaban, a grito pelado, desde la tribuna). De arranque, lo comparaban con Cuesta y, como es obvio, son distintos: empezando por la presencia física de Emanuel. Cuesta era más despliegue y sacrificio: delantero y obrero. Herrera es el goleador del equipo y del torneo, todos los rivales lo miraban –lo siguen viendo– con respeto y envidia. No obstante, con esta salida, por las patas de los caballos, se me cayó. Eso –hablo de mi decepción– no le resta un solo gol, sobre todo el de la final contra U.T.C. que nos llevó, luego del suplementario, a los penales y a ganar el Torneo de Verano (también marcó de penal en la definición inolvidable por el golazo de “CrackChete”).
Otra cosa: soy de los poquísimos –hablen, otra vez, “tecleros”– que lo vi jugar por última vez con la rojinegra, el domingo pasado contra el Unión Comercio: jugó bien y marcó un golazo. Fue el último con la rojinegra. Lo grité desde la grada, sin saber que luego le faltaría el respeto a la institución que apostó por él. Porque sí, le ha faltado el respeto. Nadie sabe en dónde está.
Ojo, no creo que su representante, el señor Ronald Baroni, no sepa nada (como mintió durante los últimos días). Y, tampoco creo que sea gratuito que lo bajen del barco del Dominó justo antes de un partido clave ante los de Ate en la capital. Piensa mal y acertarás.
Está el hincha que dice que no hay que ser mezquinos, que tiene derecho a irse a una liga de mucho más nivel, como la mexicana, para crecer futbolísticamente y, cómo no, ganar mucho más de lo que le ofrecía Melgar. En parte, tienen razón. Pero uno no se puede ir de un equipo cuando le dé la gana y menos en el tramo final del campeonato. Así no es, Herrera, por más goleador que seas (y que lo seguirás siendo). Y Juan Reynoso debe estar echando humo porque él, tan rígido que es, se habrá sentido traicionado por el 9 en el que confió (Baroni se lo ofreció primero a Cristal, y los pavos no mostraron interés; en cambio, Reynoso, que le había seguido la pista en México, sí creyó en él, pero el sabor final es agridulce, ¡qué lástima!, cuando tenía todo para irse por la puerta grande).
Melgar está en emergencia -dando por descontado a Omar Fernández como titular indiscutible-, porque Zúñiga, con lo crack y legendario que es, está para jugar 45 o a lo mucho 60 minutos, pues los años no pasan en vano. José Carlos Fernández no anda bien y, al parecer, se va al final del Apertura. Daniel Chávez nunca cuajó (es otro de los que se irían) y del “Zorrito” Aguirre sólo pude ver chispazos y empeño. Nada más.
F.B.C. Melgar apura el retorno de Cuesta pero algo le juega en contra: Sporting Cristal y el padre del goleador. Sí, el padre de #BC9, que es su representante, está pensando más en los billetes y los celestes, como es obvio, están poniendo más dinero sobre la mesa.
Bernardo Cuesta, a diferencia de Emanuel Herrera, sí siente la camiseta y la ciudad es como su casa. Acá siempre tendrá las puertas abiertas y la cinta de capitán (cuando no juega Cachete el capitán natural es Cuesta, se lo ganó solito). Cuesta sí está identificado y, como ya lo dijo Reynoso, cuando Bernardo se fue a Barranquilla: Melgar pierde más en lo humano que en lo deportivo.
Tenemos que recuperar a un líder. Esa es la (pequeña) gran diferencia entre Herrera y Cuesta: liderazgo y compromiso hartamente demostrados por parte de #BC9. Ojalá así sea.
En resumen: Melgar pierde mucho en el ataque con la partida de Herrera pero gana en lo humano con el retorno del hijo pródigo. Haciendo las sumas y restas, salimos ganando, no me cabe la menor duda: sólo falta que Cuesta decida bien.



2017/07/18

¿Por qué leemos?


Según mi entender, en la actualidad leemos principalmente por los siguientes motivos: uno, para escapar de nosotros mismos; dos, para armarnos contra peligros reales o imaginarios; tres, para «mantenernos a la altura» de nuestros vecinos o para impresionarles, lo cual es lo mismo; cuatro, para saber lo que pasa en el mundo; cinco, para entretenernos, lo que significa ser estimulados a una actividad mayor y superior, y a una existencia más rica. Podríamos agregar otras razones, pero estas cinco me parecen las principales, y las he consignado por orden de importancia “actual”, según creo conocer a mis semejantes. No hace falta reflexionar mucho para llegar a la conclusión de que si fuésemos correctos con nosotros mismos y todo marchase bien en el mundo, la única razón válida, la que tiene menor importancia en el presente, sería la última.

Henry Miller, Leer en el retrete

2017/06/28

Calamaro se rinde ante una Arequipa rebelde y rockera

Ya estoy en el hotel de la tortuga (de 140 años). Cierro el equipaje para mañana. Después de un vibrante recital (me quedo corto) en Arequipa (la rebelde) cenamos todos juntos con la CREW: Marcelo, Fernando, El Pampa, Flaquito, El Chinas, Olga, Romina, Toño, Martín y Germán como es habitual y constante después de los conciertos: cenamos todos juntos con alegría y camaradería, como tiene que ser, en el sitio, un anfiteatro cubierto con el público dispuesto en un ángulo vertical, el auténtico marco incomparable. Y lo fue con creces en Arequipa, Perú. Un concierto muy intenso con la emocionada participación del público … Desde el silencio para escuchar al trío con cantante, para escuchar con atención mi presentación de canciones y (en el último tercio) para cantar como un trueno las últimas canciones de un recital que vamos a recordar por el calor volcánico de un respetable que ofreció una entrega notable… Aplausos, ovación y canto colectivo que hizo vibrar los cimientos del Palacio Metropolitano de Bellas Artes y los corazones de los presentes en un recital memorable por la emotiva reacción de un público que me quiere con lealtad y que agradece con estruendo los oficios de La Cuadrilla con cantante: Esta gira, Licencia para Cantar. Es difícil explicar por escrito lo vivido esta noche, el VENUE lleno hasta arriba con todo el papel vendido, el respetable entregado y participativo hasta los límites de las lágrimas que vimos derramarse en rostros compungidos por la emoción y la alegría. Cumplimos como señores (o como toreros en una buena tarde). Hicimos lo nuestro para una multitud arrebatadora que supo conjugarse con el silencio que permite a la música ser escuchada en sus detalles, con aplausos intensos que premian la excelencia del trío (de especialistas) y con un trueno de voces colectivas cantando el tramo final de un recital marcado por la emoción generada por el público, sensaciones vivas y sobrenaturales para cerrar con sobresaliente nuestro triángulo de recitales en el Perú que saldamos con un triple “no hay más localidades”. Todo el papel vendido. Mientras este viaje musical siga así, el listado de canciones (repertorio) sigue inalterable y es otro ejercicio; casi de memoria tocamos libres e inspirados (y cantamos lo mejor que podemos), esta noche para un público que no dejó de agradecer con intensidad memorable lo que vinimos a ofrecer: canciones arropadas por un instrumental elegante y virtuoso, mérito de la cuadrilla que fue ovacionada con creces … Servidor, el cantante, recibió un auténtico baño de gloria bendita en Arequipa, un concierto con una dinámica extrema: desde el silencio profundo y los aplausos poderosos para saludar las canciones, al éxtasis total en el párrafo final y el epílogo de la tocada de esta noche. Corresponde agradecer al Perú por tres formidables SOLD OUT y a Arequipa por brindarnos semejante despedida del Perú… Tierra bendita donde la cultura florece en la playa, la montaña y la selva, repica en los negros cajones, viaja con Ayahuasca y sabe comer… A la importante lista de tesoros peruanos hay que agregar al público amoroso y la explosión de euforia y gratitud que generaron y supieron darnos. Mañana viajamos a Chile para tocar tres veces en tres ciudades… Nos espera un día de esperas en aeropuertos y viajes considerables hasta llegar a Santiago. Dejamos sembrados recuerdos en el escenario, los conciertos que compartimos con mis compañeros y compañeras que viajan conmigo, todos agradecidos con el Perú, tierra bendecida por manjares, sustancias alucinantes, cumbia psicodélica y las generosas gentes que ofrecen el corazón en forma de grito sagrado. ¡Chévere! Gracias, Arequipa. Gracias, Lima. Gracias, Perú. Próxima estación: Santiago.
Principio del formulario

 Andrés Calamaro
Arequipa, 29 de junio de 2017
Fuente: Facebook Oficial

2017/06/15

AREQUIPA IMAGINADA: del 5 al 9 de julio


Entre el 05 y el 09 de julio, Arequipa será la protagonista de la primera edición de Arequipa Imaginada: recorrido de autores peruanos en Arequipa un proyecto del Ministerio de Cultura que forma parte de “Perú Imaginado”, programa de recorridos para escritores en el Perú.
El proyecto que tiene como principal objetivo visibilizar y promocionar el acervo literario de Arequipa, consiste en una residencia de cinco días de ocho escritores peruanos menores de cuarenta años en la que se llevará a cabo un itinerario literario elaborado por los escritores y gestores arequipeños Katherine Medina y Orlando Mazeyra. Los autores invitados en esta primera edición son Lissett Orihuela (Ayacucho), Diego Rojas Acosta (Chimbote), Pavel Ugarte (Cusco), Patrick Pareja (Iquitos), Karina Valcárcel (Lima), Jesús Tadeo Palacios (Piura), Alexander Hilasaca (Puno) y Karina Bocanegra (Trujillo).
Durante su estadía, los autores invitados recorrerán el Centro Histórico (Patrimonio Cultural de la Humanidad) en donde se ubica la tradicional Plaza de San Francisco o los callejones del barrio de San Lázaro; los distritos de Cayma y Yanahuara, con sus calles tradicionales y sus picanterías; el distrito José Luis Bustamante y Rivero en donde se ubica el histórico cementerio general de La Apacheta; y el distrito de Miraflores, entre otros puntos. Así, a través de estos itinerarios, conocerán el acervo literario de esta ciudad cuna e inspiración de Oswaldo Reynoso, Mario Vargas Llosa, Teresa Ruiz Rosas, Carlos Cornejo-Roselló, Rosa Núñez, Yuri Vásquez, entre otros.
Adicionalmente, se organizarán mesas redondas abiertas al público, encuentros en donde los escritores invitados podrán tener contacto con los y las habitantes para dialogar sobre diversos temas, como el papel de las ciudades en la producción literaria, la relación entre literatura y ciudad, literatura y migración, entre otros. Dichos encuentros serán, además, una buena oportunidad para que los escritores intercambien experiencias y dialoguen en torno a la creación literaria en nuestro país.
A partir de estos itinerarios y después del recorrido, los escritores devolverán su visión de Arequipa Literaria en textos de su propia creación, los mismos que luego serán recopilados en un libro, producto literario de este encuentro. En este sentido, otro de los objetivos centrales del evento es estimular la revisión de los aspectos literarios que integran el espíritu de la Ciudad Blanca.
La inauguración del evento será el día miércoles 05 de julio a las 18:00 hrs. en la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa. Las mesas redondas iniciarán ese mismo días y se realizarán en diversos centros culturales de la ciudad a las 19:00 hrs. Tras estas mesas se desarrollarán una serie de lecturas públicas en lugares aledaños. Finalmente, durante la estadía de los escritores se coordinarán reuniones de negocios entre los autores invitados y las editoriales del medio con el fin de promover la bibliodiversidad. 

Para más información, visite la página de “Perú Imaginado: Programa de Recorridos de autores por ciudades peruanas”:  https://www.facebook.com/PeruImaginado/.

2017/04/02

Un mundo nuevo: The Walking Dead


Después de una temporada que, con escasos puntos altos, me resultaba decepcionante, hoy The Walking Dead se reivindica y cierra con un episodio sobrecogedor, emotivo, realmente hermoso. El diálogo premonitorio entre Abraham y Sasha. El sacrificio de esta última (la escena de ella encerrada en un cajón fúnebre escuchando música seleccionada por Eugene, antes de quitarse la vida, es inolvidable). El mensaje de Rick a Negan cuando todo parecía a punto de terminar (con él o con su hijo, quizá ambos). Las palabras de Maggie, recordando a Glenn pero también siguiendo el mensaje de su padre, el gran Hershel: un repaso por cada temporada, por cada parada, empezando en Atlanta... vaya, estamos todos peleando por un mundo nuevo con Rick Grimes. Ésta es una serie formidable.

2017/03/06

A una semana del debut copero: mensaje a los hinchas de Melgar

Esta será nuestra cuarta participación en la CONMEBOL Libertadores de América.
Queda toda una semana por delante antes del esperado debut rojinegro en la Copa CONMEBOL Libertadores de América (martes 14 de marzo a las 5.30 de la tarde).
Ya no se trata de si estamos jugando bien o mal, o de mantener el invicto el fin de semana en el Callao.
No importa quién irá al arco o cuál es la defensa, volante o delantera que más nos convence.
Se trata de volcarnos masivamente al estadio Monumental Arequipa e intentar llenarlo por primera vez en el año: contagiemos este entusiasmo a los familiares y amigos.
No sólo juega Melgar, juega Arequipa.

No quejarse, entonces, por el precio de las entradas. Es el torneo americano más importante de clubes y tenemos que acostumbrarnos a jugarlo todos los años e ir creciendo. Creciendo en la cancha y fuera de ella. Adentro están cumpliendo (punteros e invictos), afuera (en la grada) estamos en deuda. 

2017/02/10

Orlando Mazeyra: el autor ante el abismo

OMG durante un taller en la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa.
El escritor y periodista Alfredo Herrera escribe en la revista venezolana Letralia sobre mi trabajo narrativo. Agradezco una lectura tan atenta.

La ciudad de Arequipa, al sur del Perú, es ahora una urbe metropolitana que alberga las historias de más de un millón de personas, con sus esperanzas y frustraciones y con los problemas propios de una capital agobiante que acaba de dejar en la historia sus cualidades de localidad tranquila, reposada, rodeada de un paisaje andino singular. Como cualquier otra ciudad, sus hijos y visitantes se han inspirado en su ambiente y personajes para manifestar su arte. Sin necesidad de mencionar, por ahora, a una larga lista de excepcionales artistas y pensadores, vale recordar que la denominada “ciudad blanca” es cuna de autores tan influyentes en la literatura peruana como Oswaldo Reynoso o Mario Vargas Llosa, de protagonistas de la historia nacional como el prócer y poeta Mariano Melgar, y de autores fundacionales de la novela peruana como María Nieves y Bustamante.
En las últimas décadas, luego de que entre las décadas ochenta y noventa del último siglo se manifestara una importante presencia de poetas, obteniendo premios nacionales y publicando libros de alta calidad, se ha producido un fenómeno que algunos críticos locales han denominado como un “petit boom” de la narrativa. Una nueva hornada de escritores ha publicado interesantes títulos de novela y cuento que han obligado a la crítica nacional a poner atención en el proceso. En este nuevo grupo de escritores destaca Orlando Mazeyra (1980), quien con cinco volúmenes de cuentos y relatos no sólo ha marcado una clara diferencia temática y formal con sus contemporáneos sino que además está en proceso de consolidarse en el ámbito narrativo nacional.  
Los dos últimos títulos de Mazeyra publicados casi al mismo tiempo, Bitácora del último de los veleros (Aletheya, 2016) e Instrucciones para saltar al abismo (Doce Ángulos, 2016), no sólo confirman que su proceso de aprendizaje literario está alcanzando niveles notables sino que además parece concretar una temática que ha sido común desde sus primeros relatos, no como un hilo conductor, sino como una fuente, una cantera de materia prima para crear su universo literario personal.
Varios autores peruanos, principalmente jóvenes, y seguramente como otro tanto de latinoamericanos, han publicado en los últimos años historias basadas en sus propias experiencias vitales, sin llegar a la autobiografía, en lo que se ha dado en denominar equivocadamente “autoficción”. En estricto este término resulta incoherente y la técnica no es nueva. Casi todos los autores han volcado en sus páginas de ficción hechos de su propia vida, ya sea a través de un personaje álter ego o prestándoles a sus personajes anécdotas, nombres, fechas o características de su propia personalidad. Nadie puede hacer “autoficción”, si quisiéramos acuñar un concepto para explicar una historia fabulada de una propia experiencia real, pues la ficción es eso, fábula, falsedad, mentira, o ambigüedad, que son a su vez algunos de los elementos básicos de la novela. En todo caso, como Onetti o García Márquez, el autor se convierte en un supremo creador de personajes que a su vez crean mundos y personajes en el ámbito de la literatura: la ficción.
Pero la experiencia vital es una buena y efectiva fuente de inspiración. Mazeyra ha visto en su propia experiencia una rica veta de anécdotas que fácilmente parecen poder saltar de la realidad a la ficción. El personaje Orlando Mazeyra pasea sus demonios, alegrías y desgracias a través de sus relatos y se encuentra con sus padres, amigos y novias, desahoga sus desgracias, resuelve sus frustraciones y supera sus infortunios. Los relatos, breves en general, llevan una carga dramática que linda con la tragedia, contagiando en el lector una emoción pesada, violenta, pero que no lo lleva a identificarse con el personaje, sino a sentir, como él, lástima y pesadumbre.
Mazeyra ha hecho de sí mismo un antihéroe literario. Su mundo narrativo es cerrado, se circunscribe a la familia y amigos, no crea mundos paralelos ni ámbitos abiertos donde los personajes puedan explayarse o experimentar otros panoramas, pero esto no es negativo, el espíritu introvertido del personaje así lo requiere, no podría resolver su vida en un espacio más amplio. El anecdotario parece inacabable: el recuerdo de un profesor de la escuela genera un cuento, de la misma manera que la actitud de su padre respecto a un insulto o una frase escuchada en el trabajo o la experiencia íntima del consumo de drogas y alcohol.
Y de aquí se desprende otra característica de la temática de Mazeyra que se explica por los títulos de sus libros: la cercanía del suicidio. Tanto en Bitácora como en Instrucciones el personaje Mazeyra, cargado de males y desgracias, entre ellos el ser escritor, está siempre cerca del desenlace fatal. Toca fondo e intenta salir de las drogas, el alcohol, la depresión, la frustración y las malas relaciones con sus padres; atormentado por un amor perdido precisamente por no poder superar o sortear estos males, deambula de un suceso a otro y se enfrenta a la decisión final, pero algo sucede que desvía sus intenciones, aunque no se sabe si para bien o para mal. Esta fatalidad se ilustra en uno de los relatos en que un personaje se burla del amigo Mazeyra jugando con su apellido y llamándolo “Miseria”. Y tal vez esta sea la palabra que mejor ilustre el espíritu humano de Mazeyra autor, abrumado por el albur de su personaje Mazeyra.
Pero este “traslado” de la anécdota real a la ficción no sería posible si Orlando Mazeyra no dominara el lenguaje, o por lo menos no alcanzara a ordenar y adecuar su lenguaje para estructurar y desarrollar sus historias. Su propuesta formal parece sencilla: un inicio inquietante, un conflicto cotidiano con tensiones violentas y un desenlace imprevisto. El personaje Mazeyra adopta la primera persona para manifestar su trance, lo que da al relato una fuerza que rápidamente contagia al lector el drama. Acierto técnico del autor para establecer una relación emotiva entre personaje, lector y autor.
Mazeyra no es un autor oscuro ni subterráneo, tampoco indaga en los vericuetos de la condición humana, pero la muestra y la cuestiona, y de esta manera manifiesta su cuestionamiento a la realidad, al sistema en el que se desenvuelve. Esta temática se une a sus anteriores títulos, que en conjunto ilustran el espíritu de su narrativa: Urgente: necesito un retazo de felicidad (2007), La prosperidad reclusa (2009) y Mi familia y otras miserias (2013).
Pero Mazeyra es un autor violento, que, parafraseando a Cortázar, rápidamente te arrincona contra las cuerdas y golpea hasta dejarte tambaleando. De seguro que pronto la “fama” de chico malo de la literatura que Mazeyra parece construir traspasará fronteras; por lo pronto, algunos lectores que hacen listas y críticos que elaboran su ranking anual, han coincidido en calificar los libros de Orlando Mazeyra entre los más importantes publicados en el año que acaba de pasar.

Fuente: Letralia
http://letralia.com/ciudad-letralia/el-barco-ebrio/2017/02/06/orlando-mazeyra-el-autor-ante-el-abismo/